<

NO TE CREAS EL DÍA. PEPE ESPALIÚ+BRI WILLIAMS+GABRIEL OJEDA-SAGUÉ

17.01.22.

No te creas el día pone en juego ciclos vitales y lógicas temporales marcados por el trauma y el placer; recurre a estrategias surrealistas para activar y abordar procesos de desfamiliarización e incomunicabilidad; y se plantea la posibilidad de preservación en contextos de crisis, en los que la relación entre lo íntimo y las estructuras sociales y políticas que lo determinan y oprimen están al borde del colapso. / Ante la crisis del sida y enfermo, PEPE ESPALIÚ escribía “Duerme, amigo, duerme, / para no ver cómo “pequeña muerte” /baila con Dios en la punta de mis dedos; (...) Duerme, / No te creas el día, / Duerme”, generando una tensión entre la necesidad de suspender por un lapso corto de tiempo una realidad marcada por la violencia y la muerte, y el compromiso de poner en marcha un imaginario con el que generar auto-sostenimiento a través del placer y la reelaboración particular de sistemas de valores genéricos y sagrados. / En las imágenes y poemas de BRI WILLIAMS, hay un deseo extenuante de hacer frente a una realidad robada por las transacciones de le opresore. Se genera un constante estado de alerta –con pestillos y hombros que saltan– en el que la intimidad es un espacio inquietante y tenebroso donde Williams inyecta también ternura. / GABRIEL OJEDA-SAGUÉ se mete en los años vividos y los que quedan por vivir con saltos temporales en los que agarra (y suelta fluidamente tras unos versos) cambios físicos, distintas destrezas y placeres, estados mentales y de salud. En los poemas de Ojeda Sagué, la sobreestimulación sensorial de lo cotidiano disloca la planitud del eje temporal, lo que suele pasar desapercibido se hincha en un proceso de desautomatización del presente que también encontramos en las contribuciones de Espaliú y Williams.

Abrir PDF

Footnotes